LAS ESPECIAS, HIERBAS, AROMAS Y SABORES FORMAN PARTE DEL EMBRUJO CULINARIO.

lunes, 25 de abril de 2011

POSTRE DE FRUTAS SECAS...UN HECHIZO MILENARIO!!!!

Secar las frutas al aire libre bajo los rayos del sol es uno de los métodos más antiguos de conservar los alimentos, ya sea para transformar las uvas en pasas, o higos frescos, dátiles, damascos, duraznos y ciruelas en frutas secas. Las pasas y las frutas secas son alimentos sanos y simples, cultivados por la naturaleza y "hechos" por el hombre, básicamente de la misma forma desde hace miles de años; mucho antes de la producción de alimentos artificiales, congelados, enlatados o procesados.

La humanidad ha disfrutado de las pasas desde los inicios de la civilización. Los primeros fenicios y egipcios fueron los responsables de la expansión de la popularidad de las pasas en todo el mundo occidental. Ya en el año 4.000 A.de C. se comenzaron a secar las otras frutas secas como ciruelas y dátiles.

Debido a la gran capacidad de almacenaje y la facilidad de transporte, las pasas y frutas secas viajaron con Cristóbal Colón, le hicieron cosquillas al paladar de George Washington en el monte Vernon, ayudaron a incentivar a Robert E. Peary a conquistar el Polo Norte en 1908, y acompañaron al astronauta Scout Carpenter en el espacio en 1962.

La Brujita les propone este fácil hechizo y con un resultado exitoso. Es un postre muy novedoso y de un sabor muy rico.
A subirse a sus escobas y colocarse sus capas de hechiceros porque el embrujo está comenzando…ABRA CADABRA!!!

POSTRE DE FRUTAS SECAS

Ingredientes:
- 1 /2 kilo de ciruelas secas sin carozo
- 1 /2 kilo de descarozados de damasco
- 1 ½ kilo de huesillos sin carozo
- 6 cucharadas de azúcar (verificar dulzor a gusto)
- 9 hojas de colapez o 3 sobres de gelatina sin sabor

Preparación:
1. Picar las frutas en cuadritos pequeños.

2.Remojar por separado las frutas secas, tapadas con agua, durante toda la noche.


3.Luego, cocer en su agua de remojo con 4 cucharadas de azúcar
los huesillos y damascos.

4.Cocer las ciruelas en agua limpia con 2 cucharadas de azúcar. La cocción debe hacerse con la olla tapada, hasta que las frutas estén blandas, cuidando que no se deshagan.

5.Una vez frías, colar, guardar el jugo de los descarozados y huesillos.
6.Poner las 3 frutas por capas en un molde largo, tipo pan. 1° huesillos, 2° ciruelas y 3° descarozados de damascos.




7.Remojar el colapez en agua fría por 5 minutos, luego “estrujar” las hojas y mezclar con 2 tazas de jugo caliente de los huesillos y descarozados. Si se utiliza gelatina sin sabor en polvo, se debe disolver primero con un poco de agua fría e inmediatamente agregar el jugo caliente de los huesillos y descarozxados.

8.Verter esta gelatina sobre el molde con las frutas, cuidando que la gelatina llegue al fondo y cubra muy bien toda la fruta.


9.Refrigerar por 5 horas.
10.Desmoldar y servir con majar caliente o crema chantilly.

Resulta un postre muy fresco y con un exquisito sabor de las frutas secas combinadas.
La Brujita.

8 comentarios:

Amparo dijo...

¡Que bueno! y además muy fácil.
Un abrazo.

La cocina de mi abuelo dijo...

muy interesante

Pilar dijo...

Todavía no convenzo a los mañosos acá de comer frutas secas... menos como postre, me matan, jaja.
Suena rico en todo caso.

Kako dijo...

Me encant la fruta seca para el invierno, a mi personalmente me hace super bien, que rico tiene que estar.
Un beso.

Pamela dijo...

Una delicia tu postre querida Brujita, te aseguro que lo voy a copiar, gracias por este exquisito embrujo. Besitos y que tengas una buena semana

Anabella dijo...

Mis mañosos tampoco son amigos de las frutas deshidratadas cocidas. Como será que cuando hay huesillos, solo se sirven el jugo con mote.
Pero la gelatina si les gusta. Me gustó tu porpuesta.

Nathalia dijo...

Hola Brujita: Te he conocido hoy en los correos internos con las demás chilenas expatriadas. Me quedo como seguidora. Tienes unas recetas super interesantes, en casa nos encantan los frutos secos. Este postre me encantó.
Un abrazo

Gloria dijo...

Edith! se ve delicioso, un abrazo cariñoso, gloria